viernes, 22 de julio de 2016

Montar en Bici no te hace un mejor ciudadano

http://www.elespectador.com/files/imagecache/560_width_display/imagenprincipal/ef89727068ba374d97c881e20f6b00fe.jpg
Imágen tomada de www.elespectador.com - Video La Bicicleta de Carlos Vives y Shakira

El título puede sonar generalizador y acusatorio pero es completamente cierto y sostengo la afirmación que en él se hace, sin embargo bien vale la pena ver el porqué.

Vivo a 8 kilómetros de mi lugar de trabajo, un kilómetro más o menos de margen de error, una distancia que puede ser corta; sin embargo, debido al convulsionado tráfico en hora pico movilizarse en vehículo particular puede convertirse en un suplicio, sin ocultar la comodidad claro está, aún así el desgaste del mismo, de combustible, de estrés y de una velocidad promedio que no amerita pasar a la tercera marcha claramente indican que podría existir una mejor opción.

El transporte público parecía esa opción, pero la frecuencia de los buses, la congestión vehícular y la incomodidad, además de un tiempo de (in)movilización, si se le podía llamar así, desmesurado, pues daban más de 2 horas de trayecto, me hicieron contemplar una tercera opción, la bicicleta.

La bicicleta, un medio de transporte ecológico, cómodo y que para mi, es una fuente de desestres, sumado a que todo el trayecto de mi casa a mi trabajo cuenta con una cicloruta, parecían ser esa opción ideal. 

Por fin, luego de tanta introducción llegamos al sustento del porqué del título que acompaña este post.

La mayoría, y lo digo con conocimiento de causa, la mayoría de los ciclistas que me encuentro por mi ruta son malos ciudadanos.

¿Por qué?

Porque presumo que consideran que simplemente por el hecho de montar en bicicleta, no contaminar ni hacer trancón (en teoría) la ciudad completa debe rendirse a sus pies. Eso no es así, montar en bicicleta no te hace un mejor ciudadano, y debemos ser conscientes de eso.

Montar en bicicleta acarraea una enorme responsabilidad, pues las ciclorutas van compartiendo espacio con los andénes, en donde transitan peatones, hombres, mujeres, niños, ancianos, perros, quienes tienen el mismo derecho de nosotros a movilizarse con total seguridad.

En las ciclorutas los adelantos de manera irresponsable, los roces con los peatones, las "echadas" encima de la bicicleta, la doble fila en los cruces, el no respeto a los pares, la imposibilidad de ceder el paso, las ganas de ganar la etapa del día, al más puro estilo de un tour son palpables y se convierten en pan de cada día.

Señores ciclistas, por favor, debemos ser conscientes que a nosotros, cuando vamos en bicicleta también nos aplican las reglas del buen ciudadano, los carros no siempre nos tiene porqué ceder el paso, el peatón tiene prevalencia sobre nosotros, y entre ciclistas hay que respetarse, existe una distancia mínima, la contravía no es un juego y los pares en los cruces también aplican.

He recibido insultos, groserías y demás palabras que alegran el día porque en un cruce le cedo el paso a un peatón o a un vehículo. Pero también he visto cómo ese mismo ciclista que me sobrepasa por no querer hacer ese pare, termina en el suelo bajo un vehículo o discutiendo con un peatón a quien atropelló.

En mi opinión, preferiría ver un patán de esos metido en un trancón en donde no puede moverse a verlo manejando cual asesino en serie en el mismo espacio en el que transita una madre o padre que lleva a su hijo al colegio, o un anciano que a la velocidad de sus años intenta cruzar de manera segura un andén.

Montar en bicicleta es un compromiso, con el ambiente, con la ciudad, con nosotros mismos pero sobre todo con los demás.

Aclaro y concluyo, no quiero estigmatizar a las personas que optan por tan maravillosa forma de transporte, pero si quiero crear de alguna forma consciencia de la responsabilidad que trae consigo utilizarla. 

De todos depende que Bogotá recupere su cultura ciudadana, debemos ser uno más, y entre más ciclistas tengamos consciencia mejor será la ciudad para todos.

Reacciones:

0 comentarios: