sábado, 23 de febrero de 2008

Te vendo mi IP

image

Leo en The New York Times un artículo bastante interesante en el que la UE (Unión Europea) en cabeza de Mr. Scharr, quien está al frente del Grupo Europeo Regulador de la Privacidad, defienden categóricamente el nivel de confidencialidad que deben poseer las direcciones IP (Click Aquí para saber que es una IP), ya que es comparable al número telefónico personal, el de un móvil o incluso un dato tan preciado como el de una tarjeta de crédito.

Cosa que me parece lógica, sobre todo para los que tienen direcciones IP estáticas, sin mencionar los riesgos para las empresas, riesgos de que esos datos caigan en las manos equivocadas y puedan ser usados para fraudes o ataques informáticos, ya que si alguien puede llegar a tener acceso a una IP tiene de donde escoger.

A nivel personal no deja de ser delicado, ya que partiendo del conocimiento de la IP de un usuario particular se pueden planear fraudes bancarios, incluso inducción a DNS administrados por delincuentes informáticos y demás.

Así que me parece importante que organismos a nivel mundial se pronuncien al respecto, aunque claro, aquí en Colombia todavía estamos a millones de años sobre este tipo de legislación, y sobre todo de controles.

Dejando de lado la situación nacional, a continuación no tarda Google en responder a las declaraciones de Mr. Scharr, -¿qué dice Google?- Pues nada mas y nada menos que las direcciones IP no pueden ser consideradas como datos personales, ya que no es posible saber quien usa en que momento una IP, comparan esto con el uso de un teléfono público, afirman que aunque es posible generar trazos de personalidad, perfil y gustos de la persona que está en esa IP en ese momento, no se puede determinar en que momento preciso cambia de usuario esa dirección.

En pocas palabras, y desde mi punto de vista como usuario y fan de los servicios de Google, garrafal error en afirmar esto, -¿por qué?- Sencillo, están generalizando el uso de los PC compartidos, pero la mayoría de usuarios de PC's somos domésticos, y por mucho compartimos nuestro equipo con miembros del mismo núcleo familiar, es decir, ya no sería un dato personal, sino muchos datos personales directamente relacionados.

Por primera vez me encuentro en desacuerdo con esta maravillosa empresa, Google, sueño de muchos logro de pocos.

Esto abre una brecha muy grande en la protección de los datos personales, ya que no sería raro si no es que ya existe un mercado negro de IP, así como se venden inmensas listas de correos electrónicos para enviar "ofertas de viagra", sin mencionar claro esta que Google es el primer buscador en el mundo, y contiene inmensos campos de datos personales, cookies, en todo caso amanecerá y veremos.

Solo espero que el debate que se viene a nivel de determinar los niveles de privacidad en el mundo digital para este año no termine en restricciones a la libertad de expresión.

Recordemos que --"Nuestra libertad va hasta donde empieza la de los demás"--

Reacciones:

0 comentarios: