lunes, 4 de octubre de 2010

“A 30 días con pacto de retroventa”

Para nadie es un secreto los niveles de inseguridad que rondan todas las ciudades de nuestro país, especialmente Bogotá D.C., en donde es notable el crecimiento de esta, además de la percepción de inseguridad por parte de los capitalinos.

-¿Pero hasta que punto la inseguridad es realmente causada por los delincuentes?-, me explico, ellos son los que cometen los actos, -¿pero porqué lo hacen?-.

Fácil, porque nosotros y la misma ley se los permite, y no el hecho de cometer el acto en sí, porque delito es delito, hablo de las bajas penas, el vencimiento de términos y las penas excarcelables, sin hablar del accionar de los jueces cuando dan casa por cárcel o dictan la libertad por supuestos vicios de procedimiento, como ocurrió hace poco con unas capturas hechas antes de las 6 de la mañana.

La ley es laxa y permisible con el delincuente, en especial con el “pequeño delincuente”, entiéndase pequeño porque no es el que roba grandes sumas de dinero, pero si por medio del atraco y mil formas más roba celulares, reproductores de música, portátiles, cámaras fotográficas y demás.

Pero si vemos más a fondo el problema nos damos cuenta de un foco que no es atacado ni reglamentado por ningún ente del Gobierno, o al menos no como debería ser; y estoy hablando de las “Casas de Compraventa”, esas mismas en donde una persona en apuros puede ir a “empeñar” su televisor o su aspiradora para pagar la pensión de sus hijos o hacer mercado, pero a donde también donde llega el delincuente con su botín y sin mayor esfuerzo ni justificación obtiene sumas de dinero por su “labor”.

La persona que ha caminado por la Avenida Caracas en Bogotá, entre calles 53 y Calle 67 sabe muy bien de lo que estoy hablando, Casas de Compraventa repletas de celulares, reproductores de Mp3, portátiles, equipos de hospital y un sin fin más de artículos, sin duda muchos obtenidos de manera ilegal a través de robos, y vayamos a saber a costa también de sangre derramada y vidas perdidas.

-¿Cómo no se va a motivar un ladrón a atracar a alguien, apuñalearlo o matarlo de frente por quitarle su celular si sabe que va a una compraventa y sin mediar palabra lo entrega?-

Ya en el año 2008 se intentó poner algo de orden en los intereses que cobraban estas “casas comerciales” sin mayores beneficios, y sin atacar la raíz del problema; porque no se trata de dejar sin trabajo a las personas y sus familias que viven de esto, no, se trata de reglamentar una serie de reglas para que ejerzan su labor dentro de la legalidad, evitando que artículos robados sean “empeñados” fomentando la delincuencia y elevando los niveles de inseguridad en la ciudad(es).

Regla básica del mercado “Sí hay demanda, hay oferta”, si los lugares de este tipo de comercio están prestos a recibir artículos sin su respectiva factura, o la verificación de los datos personales de la persona que los lleva, fomentan de frente el anonimato y la delincuencia; lo que en últimas perjudica a las personas de bien, que honradamente compran sus artículos y luego estos son robados poniendo en riesgo al vida de los dueños originales.

Sin embargo tenemos también que poner sobre la mesa a las personas que compran estos artículos, ya que sin saber la procedencia los adquieren a precios mucho más bajos que nuevos en el mercado o de segunda legalmente, pero están apoyando este círculo vicioso que tanto daño nos hace; incluso, me atrevería decir que esto es tan o más grave que el narcotráfico, solo que es de frente pero ninguna autoridad toma cartas en el asunto.

Precisamente lo que más está disparado en nuestro país es el robo de celulares, y como no va a ser así, si existe todo un mercado negro para la compra, remanufactura y posterior reventa de estos equipos, en donde son comprados a delincuentes a muy bajos costos, luego reparados y revendidos, sin mencionar el hecho de que en muchos de estos sitios los mismos delincuentes están atentos para volver a robar a los “nuevos dueños” tan pronto salen de este tipo de establecimientos.

Concluyendo, mientras existan sitios como estos, mientras existan personas que compren estos artículos, existirán delincuentes a los que no les tiemble la mano para asesinar a sangre fría por un celular, sin importar la gama los megapíxeles de la cámara, sí la tiene. Y la ley paquidérmica, tardará mucho tiempo en llegar los verdaderos focos del problema y la gente del común tendrá que seguir saliendo con temor a las calles.

Y los únicos ganadores son los dueños de las “Casas de Compraventa”.

-¿Y ahora quién podrá defendernos?-Teléfono móvil



Reacciones:

0 comentarios: