martes, 23 de junio de 2009

Reglas del Juego

image

El ser humano casi siempre pone en un contexto de posibilidades y variables el día a día, tipo ruleta de Casino, ¿si hago esto será que...?, ¿la llamo o no la llamo?... y así con todo lo que nos puede ocurrir en un día normal.

Somos dados al juego y las apuestas, otra cosa es que por temor, enseñanzas familiares, o experiencias propias seamos temerosos o cautos en el momento preciso de la apuesta; allí es donde entran los Casinos, aquellos lugares en donde por unos cuantos pesos tienes un número de posibilidades o de ganar mucho más o de salir incluso con menos de lo que NO tienes.

En Bogotá, sinceramente desconozco sí será así en todo Colombia están proliferando desmesuradamente los Casinos y las Máquinas tragamonedas, y no es raro ver varios en una misma cuadra, en especial por el sector de Chapinero que es el que más transito, pero por nombrar algunos barrios encontramos también que en Alamos y Quirigua el gusanillo del juego ya tiene su pupa puesta.

No creo que el problema de las drogas se vaya a solucionar algún día, ya que mientras exista consumo, mientras salgan las estrellas de Hollywood drogados en revistas y diarios existirá algún colombiano dispuesto a matar a sus propios congéneres con tal de exportar tan maldita harina; tenemos el alcohol, tenemos el tabaco, dos cosas que hasta el momento son la droga pública número uno y que causan mas muertos y un sin fin de problemas a la sociedad que la misma droga. Sin embargo los Casinos desde mi punto de vista se están convirtiendo en uno de los problemas sociales más graves, y es que si miramos las cifras que los juegos de azar y las apuestas aportan a la salud, no son para nada despreciables (otra cosa es la corrupción mala administración).

¿Acaso la Ludopatía será curada por el mismo jugador con sus aportes al sistema de salud?.

No soy letrado en Leyes, para nada, pero creo que sí deberían colocarse límites más fuertes y no dar vía libre a que en cualquier zona se coloquen estos locales; las personas que apuestan de vez en cuando, que ya tienen experiencia en el tema pues no corren mayor peligro, pero cuando alguien en formación, jóvenes o niños de colegio son picados por el gusanillo del juego y se resisten a perder, ahí es donde empiezan los problemas, desde familiares hasta de seguridad contra la población; eso sin mencionar destrucción del núcleo familiar, mendicidad, sicariato y sabe Dios que otras cosas lleguen a salir del juego.

Creo que nadie ha vislumbrado el problema tan grande que se está formando pero que está dentro de su pupa y en cualquier momento saldrá; hay que ver más allá de los aportes que hacen a la salud.

Reacciones:

0 comentarios: